COMPRENDER LA NEUROPLASTICIDAD

addiction-is-not-a-disease

Nuestro cerebro, el computador más complejo del mundo, funciona por medio de las conexiones de nuestras neuronas. Éstas se envían señales unas a otras creando conexiones que generan nuestros movimientos corporales, nuestros pensamientos y nuestras emociones. Estas conexiones se constituyen en redes que funcionan cual  carreteras de la comunicación de la mente que, mientras más se usan mejor se constituyen. Por ello, la práctica y el ensayo de nuevos aprendizajes son fundamentales.

Los investigadores de la Neurociencia han encontrado que la neuroplasticidad trabaja de constantemente, a través del tiempo y en diferentes edades. Nuestro cerebro  puede producir nuevas células y esculpir conexiones existentes para hacerlas más eficientes. Cuando nacemos, nuestro cerebro tiene más células nerviosas de las que necesitaremos en nuestra vida para un funcionamiento óptimo. Por ello, nuestro cerebro esculpe caminos o redes y pierde las células que no se usan. El mecanismo de la neuroplasticidad es neutro, no es buena ni mala, simplemente es y en nuestro tiempo de vida siempre  está en funcionamiento.

Las investigaciones enseñan que podemos darle forma a nuestro cerebro con mejores modelos adaptativos y más beneficiosos, cultivando hábitos mentales sanos. En otras palabras, podemos cultivar el bienestar en nuestras propias vidas.

Cuando te enfrentas a una situación nueva que tu cerebro no ha encarado antes, él puede reestructurarse y reorganizar sus redes para enfrentar con éxito la experiencia. Mientras más expones tu cerebro al nuevo reto – tal como aprender a tocar un instrumento musical- más se fortalecen los nuevos caminos o redes neuronales. En la medida en que exponemos nuestro cerebro a retos emocionalmente complicados que sean manejados exitosamente, con saludables formas de regulación de las emociones, las redes neuronales que promueven el bienestar serán fortalecidas y se harán más estables, dándonos una mejor calidad de vida.

EDAD Y FLEXIBILIDAD

Neuroplasticidad-1024x714

La mayor flexibilidad de nuestro cerebro se encuentra entre el nacimiento y los 2 años, entre los 4 y los 6 años, y alrededor de la pubertad.  Pero la plasticidad está presente en todo el curso de nuestra vida, no sólo en las edades tempranas.

Los estudios muestran que nuestros cerebros son reestructurados constantemente, con o sin nuestro conocimiento, y  la mayor parte del tiempo sin darnos cuenta conscientemente de ello. Y la buena noticia es que las investigaciones apuntan a la posibilidad de entrenarlos para lograr un mayor bienestar. Así, si una persona es ansiosa, propensa a la depresión o a estar tensa, puede aprender a  activar conexiones neuronales asociadas con la felicidad. Los investigadores del Center for

Healthy Minds de la Universidad de Wisconsin-Madison, hallaron que esto es posible para la emoción y el dolor[1].

De manera que la ciencia ha demostrado que el entrenamiento mental puede formar a nuestro cerebro para lograr un mayor bienestar personal. Pero lo más admirable es que las investigaciones sugieren que es posible entrenarlo para las habilidades sociales tales como: la empatía, la compasión y la gratitud. Más aún, estamos aprendiendo que el enfocarse en el bienestar de los demás y ayudar a mitigar su sufrimiento es crucial para nuestro propio bienestar.

Resulta que, cambiando tu mente puedes contribuir a crear un mundo más amable, sabio y compasivo. El bienestar es una habilidad que se puede aprender.

Categoría: #Neurociencia 

Etiquetas:#Salud #Mindfulness

[1] Antoine Lutz, Daniel R. McFarlin, David M. Perlman, Tim V. Salomons, Richard J. Davidson . Altered anterior insula activation during anticipation and experience of painful stimuli in expert meditators. NeuroImage 64 (2013) 538–546.

Adaptación y traducción libre[1]

Por Fausto Izcaray, Ph.D.

[1] http://centerhealthyminds.org/science/overview: What is Neuroplasticity?

[1] http://centerhealthyminds.org/science/overview: What is Neuroplasticity?

[1] Antoine Lutz, Daniel R. McFarlin, David M. Perlman, Tim V. Salomons, Richard J. Davidson . Altered anterior insula activation during anticipation and experience of painful stimuli in expert meditators. NeuroImage 64 (2013) 538–546.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s