5 MANERAS DE CUIDAR NUESTRO CEREBRO

 

¿Cómo podemos cuidarlo?[1]

 

Nuestro cerebro es el gran conductor, como el director Estrella de una gran orquesta sinfónica, que cuida de todos los componentes de nuestros cuerpos y mentes. Nuestras memorias, nuestros movimientos corporales, nuestros pensamientos y procesos. Emociones, anhelos y decisiones. ¿Qué podemos hacer para cuidarlo y nutrirlo?

La neurociencia nos enseña que  el cerebro y nuestra espina dorsal integran el sistema nervioso. El funcionamiento del mismo está a cargo de unas células especiales que se denominan neuronas. Billones de esas neuronas se comunican con otras de su especie. ¿En qué lenguaje? Podemos afirmar que es, por lo menos,  bilingüe porque habla en eléctrico y en químico. Cuando las células son estimuladas se produce un impulso eléctrico es creado. Esto produce una transmisión de sustancias químicas denominadas neuro-transmisores, como la norepinefrina (noradrenalina), dopamina y serotonina que hora sabemos influyen notablemente sobre nuestros estados de ánimo.

 

  1. Reduce tus niveles de estrés practicando meditación mindfulness.

Aunque el estrés es una respuesta adaptativa temporal como respuesta a una amenaza, cuando es crónico se convierte en mal-adaptativo y puede causar grandes daños en el Sistema Nervioso Central (SNC). Reducir el estrés y técnicas de relajación y meditación son importantes para un cerebro sano. Especialmente las técnicas de meditación producen resultados muy beneficiosos. Las investigaciones señalan que la amígdala, identificada como el centro de centro del síndrome de pelea o huida y el sitio de emociones como la ansiedad  y el miedo, se reduce en células después de practicar mindfulness. Dicha práctica también se ha demostrado que ayuda a mejorar el estrés psicológico como la ansiedad, la depresión y el dolor. Muchos investigadores están de acuerdo en que al nivel cognitivo, la habilidad de cultivar la atención a propósito, en el momento presente, sin juzgar, ayuda a reducir el estrés producido por el pensamiento orientado hacia el pasado o el futuro.

  1. Hacer ejercicio físico.

El ejercicio es una fuerza de vida, y hay muchas razones por las que es vital para nuestra higiene cerebral. Una de ellas es que el ejercicio sube los niveles de serotonina y la mayoría de los anti depresivos se enfocan en aumentar la producción de serotonina. Por ello, ejercitar es claramente recomendable para quienes quieran envejecer manteniendo en buen nivel el  funcionamiento del cerebro.

  1. Use estimulación para mantenerlo bien.

Los que viven su vida estudiando y activos mentalmente, tienen la clave para mantener en buena forma sus cerebros, evitando el declinar asociado con la edad. Continuar aprendiendo, estudiando nuevos temas, actualizándose intelectualmente, puede crear nuevas conexiones neuronales. Este tipo de neuro-plasticidad es una defensa útil contra la futura pérdida de células. Por ejemplo, tener como pasatiempo completar los crucigramas, o hacer algún curso ayuda a construir las reservas cognitivas. Las cosas que más atraen a nuestros cerebros son las tareas  que son retadoras, variadas y novedosas.

  1. Cuide a su cuerpo y cerebro con alimentación sana.

La salud de nuestros cerebros es influida grandemente por nuestro régimen alimenticio. Reducción del exceso de azúcar y carbohidratos refinados, e incrementar los pre y probióticos. Una salud intestinal pobre, generada por disbiosis (caída del nivel normal de la diversidad microbiota), puede contribuir a la enfermedad y ha sido relacionada con desórdenes psiquiátricos y neuropsiquiátricos tales como esclerosis múltiple, espectro autístico, parkinson e incluso alzheimer. Incluso, hay investigaciones que relacionan la depresión y la ansiedad a esa condición de nuestros intestinos.

  1. Manténgase conectado positivamente con sus relaciones.

Unirse a comunidades, a grupos de amigos, o grupos de intereses comunes es una inversión segura en su futuro. La ciencia sigue apoyando el impacto positivo de las interacciones sociales en el cerebro. Tanto que los estudios demuestran que las relaciones sociales son clave en la evitación de la demencia y el alzheimer. Incluso intercambios básicos con la gente  mantienen nuestro cerebro estimulado haciendo que busque conexiones con pensamientos para organizarlos en bytes apropiados para la comunicación.

 

Etiquetas

Mindfulness / PNL / Salud

[1] Adaptado y traducido de Jennifer Wolkin, Five ways to Nourish your Brain, http://www.mindful.org/

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s