¿TENER UNA MENTE DIVAGANTE TE HACE FELIZ?

Fausto Izcaray[1]

Los estudios sobre la felicidad han arrojado importante información demográfica sobre el tema, en los que se demuestra una relación en el sentido de que quienes ganan más dinero se sienten más felices que los que ganan menos y los casados son más felices que los solteros, pero las diferencias son bastante modestas. Eso decidió al investigador Matt Killingsworth a investigar sobre el tema con la hipótesis de que la felicidad tiene más que ver con los contenidos de nuestras experiencias momento-a-momento que con las condiciones demográficas. Él conduce una investigación permanente por medio de los teléfonos IPhone en el mundo, y de su sitio trackyourhappiness.org  que le ha permitido a través de una aplicación, obtener las respuestas a sus preguntas de investigación. Utiliza 3 preguntas: ¿Cómo se siente? en una escala que va de muy mal a muy bien. Segundo, una pregunta sobre ¿¿Qué estás haciendo? con 22 opciones de respuestas que van desde “trabajo”, “como” o “veo TV”.  Una tercera “¿Estás pensando en algo diferente a lo que estás haciendo? cuyas respuestas son o no. Finalmente la pregunta sobre si el tópico de sus pensamientos es agradable, neutral o desagradable.

Hasta un punto en que tenía 650.000 reportes en tiempo real de más de 15.000 personas de edades entre 18 y 80 años, de todos los niveles sociales, representando  86 categorías de ocupación  y de 80 países, los resultados señalan que el 47 por ciento del tiempo las personas divagan pensando en algo diferente a lo que están haciendo. Y al mirar a las 22 actividades a las que estaban dedicados en ese instante,  reflejan un pico de 65 por ciento del tiempon en el que estaban “dándose un baño” o “cepillando sus dientes”, a 50 por ciento “trabajando”, 40% cuando hacían ejercicio. Y, sorpresa, un 10 por ciento teniendo sexo cuyas mentes divagaban. Fuera de esta última, un mínimo de 30% del tiempo, estaban divagando. Esto sugiere que el divagar de la mente no es sólo frecuente, es omnipresente. Permea todo lo que hacemos.

¿Cómo se relaciona el divagar de la mente con la felicidad? Los hallazgos apuntan hacia el hecho de que cuando la mente divaga no somos felices. El tiempo menos feliz para los participantes. Los investigadores encontraron evidencia de que la infelicidad ocurre después del divagar de la mente y no al revés.  Incluso cuando la gente divaga sobre algo que describen como agradable, son menos felices que cuando no piensan en nada, cuando están atendiendo al presente.

Killingsworth sugiere que no podemos pretender para completamente el que  divaguemos. Recomienda que si divagamos menos tiempo, si estamos con nuestra atención plenamente en el presente, probablemente podremos enfrentar en mejores condiciones nuestros malos momentos y obtener un mayor gozo de los buenos.

 

[1] Reseña del estudio: por Matt Killingsworth, Does Mind-Wandering Make you Unhappy? http://greatergood.berkeley.edu/article/item/does_mind_wandering_make_you_unhappy

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s