Archivo de la categoría: Inteligencia Emocional

¿POR QUÉ ES NECESARIO EL LIDERAZGO INSPIRADOR Y RESONANTE?

Fausto Izcaray, Ph.D.

Muchas empresas confían en la cultura “corta cuellos” y “no tomamos prisioneros” – no hay tiempo para ser agradables. Pero los costos en el tiempo están empezando a mostrarse: permisos por enfermedad, desconectarse y desacoplarse en el trabajo y la falta de lealtad y compromiso con los objetivos de la organización. Los investigadores Emma Seppala y Kim Cameron, en un artículo publicado en Harvard Business Review[1], demuestran cómo cada una de estas áreas es dañinas para la productividad en el tiempo.

Las investigaciones señalan que, en las empresas de alta presión – porque creen que bajo estrés los empleados se desempeñan mejor y trabajan más – el gasto en salud es 50% más alto que en otras organizaciones. Más aún, la American Psychological Association estima que más 500 billones de dólares son extraídos de la economía americana por causa del estrés en el trabajo y 550 millones de horas se pierden cada año debido al estrés en el trabajo. El 60% del 80% de los accidentes de trabajo también son atribuidos al estrés y más del 80% de las citas médicas son por estrés. Trastornos como síndrome metabólico, enfermedades cardiovasculares y mortalidad son debidas a la misma causa.

“El bienestar viene de un lugar y sólo de un lugar: una cultura positiva”. Los autores sugieren 4 formas –probadas en investigaciones – para que los jefes creen una cultura más positiva en el trabajo: promover las conexiones sociales, demuestre empatía, esfuércese en demostrar que ayuda, motive a su gente para que le diga las cosas. Tenga en cuenta que motivar no es “regañar” usando una voz de mando de alto volumen.

Ser empático es clave para promover una cultura positiva de trabajo y para mantener la resiliencia cuando el trabajo se pone estresante. “Como jefe, usted tiene un tremendo impacto sobre cómo se sienten sus empleados”, escriben Seppäla y Cameron. “Un estudio de imagen cerebral encontró que cuando los empleados recuerdan a un jefe que fue grosero o falto de empatía, mostraron un incremento en la activación de áreas asociadas con la evitación y las emociones negativas mientras que lo contrario fue real cuando recordaron a un jefe empático”.

¿QUÉ RESULTADOS PRODUCE ESTO?

Un estudio de Gallup, realizado en 142 países del mundo, señala que sólo 13% se siente comprometido con su trabajo y la organización en la laboran. El estudio muestra que “La gran mayoría de los empleados mundialmente – el 63%- están no comprometidos, lo que significa que es menos probable que ellos inviertan un mayor esfuerzo discrecional en el logro de las metas y de los resultados organizacionales. Y  24% están activamente no-comprometidos, indicando que están descontentos e improductivos en su trabajo y están propensos a difundir negatividad a sus compañeros de trabajo.”[2]

Estos índices, entre otros hallazgos de muchas investigaciones recientes, muestran la verdadera cara del liderazgo disonante, el que muchos jefes usan por defecto, son una prueba de las inmensas pérdidas – no detectadas e ignoradas-  que producen los ambientes negativos en las empresas.  El mundo empresarial está tomando conciencia de esto y toma medidas al respecto. Ejemplo de ello son las numerosas corporaciones que están contratando programas de mindfulness o atención plena, para que sus líderes cambien el manejo de sus emociones y eviten su propio estrés y el de sus subordinados.

La ciencia les apoya en esa orientación

Hay suficiente evidencia de investigaciones realizadas por diversas universidades que señalan las posibilidades ciertas de que los jefes pueden cambiar su rasgos, temperamentos o tendencias de la personalidad con este tipo de programas. El Dr. Richard Davidson, director del Center for Healthy Minds (Centro para Mentas Saludable) de la Universidad de Wisconsin, Madison USA afirma que una de las más importantes conclusiones que se pueden obtener con las recientes investigaciones es que, al contrario de lo que la neurociencia sostenía que los cerebros eran fijos en forma y funciones obedeciendo a la genética, hoy en día sabemos que esta imagen del cerebro estático es errada. Nuestros cerebros tienen una propiedad llamada neuroplasticidad, la habilidad de cambiar su forma y funciones en modos significativos[3]. Esto incluye cambios generados desde nuestros propios pensamientos e intenciones y de cambios de hábitos. Por medio del adiestramiento mental podemos modificar no sólo nuestros patrones de actividad cerebral sino la propia estructura del cerebro de forma que cambie tu patrón emocional[4].

Una forma eficiente de hacerlo es practicar las técnicas de la atención plena (mindfulness), cada día.

RESULTADOS DE LA ATENCIÓN PLENA

Las áreas del cerebro relacionadas con el control de las emociones y el bienestar aumentan de grosor y las hormonas del bienestar predominan en las personas que practican la atención plena (mindfulness). Y esos resultados se pueden lograr con tan solo 3 semanas seguidas de practicar entre 15 y 30 minutos por día los ejercicios de mindfulness.

Lo que dice uno de sus creadores:

En este proceso de aprendizaje asumimos desde el principio que, mientras respiremos, hay más de bueno en nosotros que de malo, y eso por muy enfermos o desesperados que nos sintamos. Sin embargo, si esperamos movilizar nuestras capacidades interiores de crecimiento y sanación y nos hacemos cargo de nuestra vida en un plano diferente, se necesitará que invirtamos algún tipo de esfuerzo y de energía por nuestra parte.

El estrés de nuestras vidas es ya tan grande e insidioso que, cada vez con mayor frecuencia, la gente trata de entenderlo mejor y someterlo a su control personal. Se da cuenta de que es inútil esperar que algún otro mejore las cosas para ella. Ese compromiso personal adquiere mucha mayor importancia si sufrimos una enfermedad o una incapacidad crónica que añada más estrés a nuestra vida además del causado por las presiones cotidianas.” Dr. Jon Kabat-Zinn, profesor Emérito, fundador del programa Mindfulness Based Stress Reduction,- MBSR, de la Escuela de Medicina de  la Universidad de Massachussets, USA.

EN ESPAÑA

Uno de los más destacados investigadores en el campo de Mindfulness es el Dr. Javier García Campayo, Catedrático acreditado de Psiquiatría. Investigador que ha realizado numerosas investigaciones sobre el tema y es Director del Máster en Mindfulness en la Universidad de Zaragosa. Autor de numerosos libros y artículos en revista científicas sobre este campo.


[1] https://hbr.org/2015/12/proof-that-positive-work-cultures-are-more-productive

[2] Gallup, October 8, 2013, State of the Global Workplace.

[3] https://centerhealthyminds.org/science/publications/books/the-emotional-life-of-your-brain   

[4] Richard J. Davidson, Ph.D. and Sharon Begley The Emotional Life of Your Brain. Penguin Group USA

TIEMPOY ESPACIO PARA COMPRENDER Por Fausto Izcaray

Me refiero a leer para realmente captar y aprender. En estos tiempos leer, en una pantalla o un impreso en papel, es mucho más una carrera para finalizar el texto que una búsqueda de significados. Woody Allen, el destacado actor y director de cine lo dice con propiedad: “Tomé un curso de lectura rápida y leí La Guerra y la Paz en 20 minutos. Involucra a Rusia.”

Leer con atención plena (mindfulness) es un proceso de enfoque total y de comprensión real, profunda del texto. Es una sensación de presencia plena de tus capacidades y de tu entendimiento. Al final, el resultado es que captas mucho y más, por tanto, aprendes y comprendes con una eficiencia que es verdadera, no es puro ahorro de tiempo, sino que es una comprensión decantada, ampliamente relacionada con tus otros conocimientos.  Yo diría que es la creación de nuevas y más amplias conexiones neuronales, base del aprendizaje.

No es lo mismo velocidad, rapidez, que eficiencia. Y eso es algo que confunden los líderes de los procesos en muchas organizaciones. Muchas presiones por lograr resultados hacen que los líderes se estresen hasta un punto que presionan hacia abajo, a sus subordinados, y terminan siendo ineficientes y con resultados decepcionantes, aumentando los niveles de rechazo a sus presiones.

La celeridad que han querido imponerle los filósofos de la reingeniería- inspirados quizás en las tecnologías digitales-, y la incapacidad de considerar procesos y sistemas, enfocándose sólo en los resultados financieros y el valor de las acciones en la bolsa de valores, impide que se aprecien los procesos complejos, los sistemas complejos y la fuerza humana que los maneja con todas sus complejidades. Es lastimoso ver cómo algunos jefes y líderes consideran que no tienen tiempo para promover, mantener y potenciar sus relaciones con su equipo humano que es, en definitiva, la fuerza que moverá los procesos para lograr las anheladas metas. El líder que moviliza a su gente, lo hace basándose en emociones, sin ellas nada será como puede llegar a ser, de acuerdo al Prof. Richard Boyatzis[1]. Por tanto, el líder tiene que hacerse presente y accesible, no sólo para dar órdenes sino también para escuchar a su gente, preguntando y pidiendo feedback. Darse el espacio y el tiempo para comprender lo que preocupa y motiva a su gente, de ese compartir, con una actitud positiva, destilando accesibilidad, es como darles permiso para que opinen y propongan sus ideas. Un líder que hace eso estará bien informado de cómo realmente van las cosas y cómo pueden mejorarse.

#LiderazgoResonante #InteligenciaEmocional-Social

[1] Co-autor con Daniel Goleman y Annie McKee del libro El Líder Resonante Crea más, (2002) Plaza & Janés Editores. Co-autor con la segunda, McKee de Liderazgo Emocional, (2006) Barcelona, Ediciones Deusto.

PARA MOTIVAR A SUS EMPLEADOS, HAGA TRES COSAS BIEN

TrotarUn estudio reciente de Gallup en 142 países muestra que 70% de los empleados están “no comprometidos” o “activamente en desacuerdo con comprometerse” con su trabajo y con su empresa. Los estudiosos de la gerencia están investigando qué hacer para revertir tal masa pasiva que no contribuye a lograr los objetivos de las empresas. Los incentivos económicos son demuestran compromisos duraderos.  La investigadora  Emma Sepala[1], propone  darles tres factores:

Inspiración. No importa el objeto de la empresa – vender servicios o productos- es importante que su cultura esté infundida, impulsada por sentido y significado profundo. Las investigaciones muestran que las personas con un sentido de propósito están y actúan más enfocadas, son más creativas y resilientes. Por eso, los líderes deberían recordarles a sus empleados cómo su trabajo está mejorando las vidas de la gente.

Hacerles conocer los testimonios positivos de los clientes, e informarles cuándo la empresa hace labor social y donaciones caritativas. Las investigaciones encontraron que aun los empleados insatisfechos se sienten mejor con sus trabajos cuando dedican tiempo de su trabajo a causas buenas y humanitarias.

Los líderes también pueden ser grandes fuentes de inspiración para sus empleados. Los estudios indican que cuando éstos actúan desinteresadamente, dando prueba de que cuidan más de sus empleados que de sí mismos, los empleados son más confiables, leales y comprometidos. Los jefes que demuestran que son justos también inspiran más dedicación, buen comportamiento y productividad. Asegúrate de trabajar hombro a hombro con tu equipo diariamente o semanalmente, mostrando tu lealtad para con ellos y con la organización.

Amabilidad: Nosotros somos profundamente criaturas sociales, y no obstante las interacciones en el trabajo, con frecuencia, no son más que intercambios transaccionales. Esto es un error. De acuerdo a un estudio en Gran Bretaña, compañerismo y el reconocimiento son más importantes que salarios altos en la promoción de la lealtad en los empleados. Otra investigación confirma que las relaciones positivas y cálidas es uno de los más importantes predictores de del bienestar psicológico. Así que los líderes deben ser conscientes de la cultura que están creando y de los sentimientos que expresan en el trabajo. Lo básico de una cultura de amabilidad incluye consideración y respeto. Estos a su vez incrementan los resultados creativos e ambos el nivel individual y a nivel de equipos.  Aunque pudiera parecer que las expresiones con rabia pueden hacer que algunos seguidores respondan favorablemente, en lo general los estudios demuestran que las emociones negativas generalmente causan el que los gerentes sean vistos como menos efectivos. Los líderes amables y humanos hacen pequeñas cosas para mostrar que a ellos les importa su gente. Simplemente preguntando cómo te está yendo personalmente y escuchando de verdad las respuestas.

Auto-Cuidado. Muchas empresas les proponen a sus empleados que cuiden su salud, pero sólo en palabras. Por ejemplo, ofrecen membresías en gimnasios, yoga o clases de meditación, pero sus intensos horarios de trabajo totalmente copados y más les impiden a sus empleados gozar de esas ofertas. Los programas de bienestar no funcionan a menos que usted cree una cultura en la cual es aceptable y se promueve el priorizar el auto-cuidado para estar saludable. Cuando eso ocurre, según informa el profesor Sabine Sonnentag de la Universidad de Konstanz en Alemania, esas prácticas reducen el estrés debido al trabajo e incrementan la salud de los empleados y su nivel de compromiso con la empresa. Otro estudio por Mark Beeman de la Northwestern University encontró que las ideas geniales e innovadoras y la solución a problemas llega cuando el cerebro está en la modalidad alpha, ese estado nebuloso en el que te encuentras cuando estás ensoñando o justo antes de caer dormido. Así que lo recomendable es motivar a los empleados a ejercitar, tomar recesos y descansa mejor. Algunas empresas alemanas prohiben los s-mails en horas fuera de trabajo, excepto en emergencias, y ofrece a sus empleados sesiones de ejercicios y aparatos que monitorean el sueño tales como Fitbits.

[1] Emma Seppälä, Ph.D. To motivate Employees, Do three Things Well. Harvard Business Review Jan. 04,2016. Adaptación de Fausto Izcaray.